Entrenamientos en verano

El verano es una época hermosa del año. Días con impresionantes amaneceres, largas y cálidas noches y tardes relajantes refrescadas con limonada y sandía. Incluso en los días mas calurosos, no es difícil encontrar ejercicios para mantener o mejorar tu condición física.

El verano también es especial porque te permite hacer los entrenamientos que no has podido realizar durante los meses más fríos del año. Incluso se pueden anticipar sesiones de entrenamiento que no necesariamente deben de realizarse durante el período de entrenamiento ideal para otros deportes de invierno.

Puedes añadir también el entrenamiento cruzado. Esto significa que puedes trabajar en otros deportes o añadir ejercicios que apoyan a los que normalmente diriges tu foco de atención. Es una oportunidad para prepararse para los próximos eventos de otoño o mejorar tu condición física y habilidades para tu deporte favorito de invierno. El entrenamiento cruzado puede proporcionarte una amplia variedad de opciones que pueden activarte para alcanzar tus objetivos.

En el verano, tienes una maravillosa oportunidad de aprovechar las bondades de las actividades al aire libre y disfrutar de beneficiosas conexiones con la naturaleza – mares, lagos, ríos, playas, montañas y bosques.

Para empezar, sin embargo, es recomendable realizar un examen físico antes de comenzar tu actividad veraniega, asegurándote de que estás en un estado adecuado para trabajar en esas condiciones de temperaturas y eres capaz de mantener el ritmo del trabajo. También es un tiempo adecuado para algo más que la mera fijación de objetivos. Puedes hablar de tus ideas y posibilidades de entrenamiento , de tu aptitud para los próximos meses y decidir si son realistas para ti.

Tus entrenamientos de verano favoritos

Por supuesto , en verano , como durante las actividades del resto del año , haz actividades que te gusten, y te proporcionen emociones y satisfacción durante su realización.

Tal vez tengas algunas «aspiraciones» que se puedan convertir en objetivos , tales como la mejora de tu estado físico, aprender a hacer surf, correr tu primera carrera de 5 km, travesías de montaña, o andar en bicicleta por nuevas rutas ,para el final de la época más cálida del año. Cuando sigues una linea de objetivos realistas y alcanzables a corto plazo, puede ser mucho más fácil mantener la motivación y hacer que lograrlo sea algo divertido.

Es una buena idea incluir tus entrenamientos favoritos en primer lugar,para a continuación, integrar nuevas oportunidades a medida que avanza el verano. A finales de los meses más cálidos, habrás explorado y probado diferentes ejercicios de entre las posibles alternativas que habían despertado tu interés, y habías pensado que podrían ser divertidas para ti: juegos de pelota, natación, deportes acuáticos , ciclismo de montaña, correr, caminar, por ejemplo, todos son grandes ejercicios para probarte durante el verano, especialmente si nunca los habías hecho antes o si hubiera transcurrido mucho tiempo desde que los hicistes.

Entrenamientos gratificantes de verano son aquellos paseos fáciles y relajantes de la tarde, cuando el sol empieza a ponerse y el aire es cada vez más fresco. A menudo se combinan con nadar y/o bucear después del ejercicio. Podemos correr algunos kilómetros de una playa y enfriarnos nadando cierta distancia, dependiendo de cómo nos encontremos después de la carrera.

Durante la época más cálida del año, lo mejor es esperar a que las temperaturas caigan por la mañana temprano o por la tarde noche. Cualquier tipo de juego de pelota-baloncesto, béisbol, fútbol o tenis -es divertido de jugar en las noches más frescas. Con la oscuridad todavía lejos, podemos quedar para reunirnos con los amigos después del trabajo y añadir versiones informales de estos juegos a tus otras actividades. Esto puede ser divertido y, a menudo hace que sea más fácil mantenernos en forma.

Si no tienes posibilidad de disponer de un par de días libres, trata de darte un agradable baño antes o después del trabajo, o, si el tiempo te lo permite, en medio de la jornada. La natación no sólo es un gran entrenamiento cardiovascular y refrescante durante los meses de verano, también puede ayudarle a recuperarse de un entrenamiento más vigoroso como el ciclismo o correr , y al mismo tiempo, mejorará la respiración profunda.

Cambiar el entorno, ajustar tus objetivos, y explorar el Cross-Training

Puedes evitar la parte más calurosa del día, trasladando tu entrenamiento al interior. Inscríbete en un gimnasio durante los meses más cálidos, y en lugar de correr o andar en bicicleta al aire libre utiliza la cinta de correr o la bicicleta estática o una de las muchas otras máquinas de ejercicios aeróbicos disponibles en la mayoría de los gimnasios. Siempre puedes ejercitarte fuera cuando la temperatura sea más fresca, al amanecer y al atardecer.

Ajusta tus metas para el momento más caluroso del año. Como siempre, lo mejor es fijar objetivos realistas y alcanzables a corto plazo. Es recomendable centrarse en entrenamientos más cortos, algunos de ellos con mayor intensidad y las variaciones en la velocidad . Tal vez tu objetivo podría ser llegar a ser más rápido en tu deporte durante el verano. Luego, en otoño, se puede añadir un poco de la necesaria resistencia y centrarse en las pruebas largas de nuevo.

Aquí van algunas ideas. Si eres un triatleta, es posible que desees mejorar una de sus disciplinas para estar mejor preparado para las competiciones de otoño. El trabajo en natación podría ser una buena idea. O puede ser que cambies de correr a andar más en bicicleta, a continuación, en los meses más fríos añadir entrenamientos más largos nuevamente. Tambien se desarrollan competiciones de duatlón en el verano, y para trabajar en la mejora de la velocidad podemos participar en un triatlón sprint o una duatlón sprint, en lugar de sus versiones más largas.

Muchos venimos de terminar un maratón de primavera. Los meses de verano son ideales para prepararnos para una carrera de 5 km, a finales de agosto y podríamos prepararnos para un 10K. Luego, en septiembre, podemos prepararnos para una media maratón. Toda la formación y la fijación de objetivos se puede hacer con el objetivo final de un maratón .

También puedes sustituir un deporte por otro. Piensa en «entrenamiento fuera de temporada.» Para los corredores, puede tratarse de ciclismo y natación en lugar de correr largas distancias. Algunos ciclistas pasan de la carretera al bosque y la bicicleta de montaña-que es una gran manera de mejorar sus habilidades. Disfrutar de deportes acuáticos como el kayak o remo son otras opciones.

Un buen objetivo podría ser el trabajar en otros elementos de tu aptitud, como la fuerza o el entrenamiento de la técnica, especialmente si se trata de áreas en las que deseas mejorar. Por ello, es posible que desees incluir estos nuevos elementos en tu rutina durante el verano y estar mejor preparado para los próximos eventos a finales de año.

Aproxímate al entrenamiento cruzado.

Puede darte la oportunidad de probar una gran variedad de ejercicios, no haciendo la misma actividad todos los días , y que se pueden hacer en el interior durante las horas de más calor. Piensa en ello como algo que puedes utilizar para complementar tu formación. Correr en aguas profundas, fortalecer el tronco, pesos ligeros, estiramientos y yoga … todos ellos se pueden agregar a tu rutina de ejercicios verano. De esta manera, se puede acondicionar tu cuerpo para futuros eventos – ser un mejor corredor, motorista, o golfista y para tus deportes de invierno ser un fuerte esquiador, snowboarder, o patinador.

Estate preparado para ajustar tus entrenamientos en función de las condiciones meteorológicas de un día determinado. Puede ser cálido y húmedo o lluvioso.Sé lo suficientemente flexible como para establecer nuevas metas y así alcanzarlas con mayor facilidad. Quizás, también, te resulte agradable combinar algunas de sus carreras con un baño de enfriamiento después.

Por último, una sugerencia general para tus entrenamientos de verano: iniciarlos lentamente, aumentando la carga de trabajo en incrementos suaves. Las condiciones meteorológicas pueden ser un reto e incluso engañosas. Al comenzar tus entrenamientos con suavidad, conservarás fuerzas en reserva, serás capaz de mantener la temperatura de tu cuerpo y tu pulso mas bajos , y no te sentirás tan fatigado.

En muchos lugares, las temperaturas pueden cambiar drásticamente en el transcurso del día, por lo que siempre deberás de estar al tanto de las condiciones en las que vas trabajar. Y, por supuesto, durante los meses de verano, una adecuada hidratación debe estar siempre entre tus prioridades.

Comparte este contenido...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin